La disciplina Vs. Afecto

El afecto, la primera forma de conocimiento, es el componente biológico más básico de la Evolución, es un agente posibilitador de apertura al entorno más inmediato de la persona, para empezar así a apropiarse así de el..

La Educación es un proceso de procesos; es una propiedad del Ser Humano el apropiarse del entorno. El apropiarse del entorno no es más que creer en la existencia del universo y por lo tanto de nosotros mismos. Por lo tanto, es necesario conocer todo lo que nos rodea para poder situarnos dentro de él y marcar un rumbo vital.

Educar es fortalecer lo esencial desde distintos puntos de vista, ámbitos o dimensiones. ¿Qué es lo esencial? La voluntad de saber, de comprender el universo que nos rodea, de comprender nuestra naturaleza, de comprender los sucesos de los que somos testigos (y de los que no podremos serlo nunca también).

La verdadera base de la Educación es el afecto, por nosotros mismos y por los demás. Ese afecto nos llevará a ver, conocer, comprender y enjuiciar más y mejor las cosas en nuestro mundo, la realidad.

Si esto lo hacemos como Educadores (esto es, de manera intencional, profesional, formada, reglada, planificada y estructurada), los que vengan detrás de nosotros sabrán ver, conocer, comprender y enjuiciar más y mejor las cosas que nosotros mismos; Por lo tanto nos convertiremos en los principales proveedores de armonía del mundo.

Educar es enseñar, llevar de la mano, mediar entre la realidad y el Educando, que debe seguir aprendiendo del conocimiento humano, dotarle de inquietud, entrenarle en la búsqueda de la armonía, inquietarle por ella. Educamos para inquietar, no para apaciguar.

La armonía buscada es la falta de disonancia entre las creencias mantenidas y los hechos demostrados, la búsqueda de la Verdad. Cuanto mayor es la verdad de las creencias, mayor es la armonía del hombre.

La práctica del docente es acercar la vida a las aulas. Acercar a los alumnos a nuestro entender y acercarlos a nuestros ojos, para que puedan salir del aula a la vida.

Está claro que la exigencia, la disciplina y la firmeza son necesarias, porque bien llevadas también son agentes de cambio, mejora y evolución humana, esto es incuestionable.

Pero no pueden ser el punto de partida en Educación. Está claro que en el pasado cercano el abandono de éstas últimas ha ayudado lo suyo en la crisis de valores y retroceso educativo/social que sufrimos y ha contribuido en buena medida al deterioro de la convivencia en las aulas (y fuera de ellas) no lo voy a rebatir, ni siquiera me parece productivo discutir si lo ha hecho en mayor o menor medida….

Lo que es evidente es que si hace tiempo abandonamos una filosofía de escuela, era por una razón y ahora regresar a ese sistema, no va a ser la solución, de ninguna manera.

Como siempre habrá que rebuscar y reencontrar el equilibrio entre lo que somos, lo que queremos y lo que tenemos…

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel García Guerrero

Pedagogo, Maestro EF, Entrenador Nacional de Atletismo, desarrollando programas educativos basados en la Neurociencia.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s