Sesión de Neuromates

Hoy vamos a desarrollar una sesión para tercero de primaria. En ella trabajaremos las aproximaciones numéricas y los números romanos, así como los lanzamientos y recepciones con las dos manos, alternativamente y a la vez.

 

Sesión

 

Espero que os guste y vuestros comentarios.

 

Anuncios
Publicado en Educación Física, Education, Neurididáctica, Neurociencia, Neuroeducación, Neuroeducation, Neuromatemáticas, Neuromaths, Neuroscience, Physical Education, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

¿Sobredosis de tecnología?

Hace unos pocos días, tuve el placer (una vez más) de escuchar en el SIMO una ponencia de Francisco Mora. Me resultó llamativo el aviso sobre el perjuicio que las nuevas tecnologías y su uso generalizado y (a veces) sin control, causan sobre las funciones ejecutivas y por ende,  a la memorización/aprendizaje. Y eso teniendo en cuenta que un porcentaje abrumadoramente mayoritario de los stands que rodeaban al auditorio se dedicaron a empresas que promocionan el uso de diferentes plataformas tecnológicas, robóticas y de comunicación, aplicadas a la educación…

 

Neuroeducación_Mora

 

Es cierto que el uso de Internet y redes sociales, maximizan la interactividad y velocidad en el traspaso de información. Lo que en el mundo adulto y/o profesional es de agradecer, en el de los pequeños acaba promoviendo que los espacios atencionales se minimicen y busquen las soluciones “para rellenar”, eliminando la reflexión y gran parte de la interiorización del contenido; con lo cual, los procesos previos de planificación, los de dedicar tiempo real para la reflexión de lo encontrado, se reducen al mínimo, lo que ofrece una atención superficial y una memorización/aprendizaje, muy reducido. Es más, no estamos entrenando al cerebro a mantener periodos largos de atención (y paciencia), lo que acaba también mermando la creatividad y el ir más allá de la información obtenida.

De forma añadida, recientemente, como resultado de cierto movimiento crítico que está surgiendo en E.E.U.U. al respecto, se ha publicado hace poco el libro:

Screen Schooled, Two veteran teachers expose how technology overuse is making our kids dumber.

No creo que una vez leído el título, sea necesario explicar mucho más…

Con esto, no es que quiera demonizar las nuevas tecnologías, sobradamente han mostrado su capacidad para complementar y enriquecer la labor docente y mejorar la comprensión y el aprendizaje. Pero empieza a hacerse evidente, que como todo escenario de enseñanza/aprendizaje, requiere de un acompañamiento y regulación (alguna) por parte de un maestro, padre o educador.

Otra idea de contraste en este sentido, es la ya mítica afirmación de moda entre los múltiples gurús de que “…debemos prepararles para profesiones que todavía no existen.

Vamos a ver: siendo bien pensado, entiendo y acepto que hay que alfabetizar tecnológicamente a l@s niñ@s y que la tecnología y sus inacabables aplicaciones y utilidades formativas estén en su realidad, y que los tiempos avanzan que es una barbaridad. Bien.

Pero si miro con lupa la frase, no dejan de erizarme el bello las afirmaciones y las cuestiones que (al menos yo), veo en la sombra muy alargada de esas palabras:

¿El principal objetivo de la educación básica y obligatoria no era formar seres libres, críticos y ciudadanos autónomos y competentes?, ¿Qué cabida tiene que estemos metiendo el futuro profesional y la educación básica en la misma frase? Más allá: si todavía existe una manifiesta e innegable asincronía entre los estudios de formación profesional, universitarios y el mercado laboral (que ahí si son específicos y preparatorios para la salida profesional), ¿por qué nos venden unas necesidades y/o metodologías, relacionadas con lo que va a suceder en 20 años?

¿Cómo se puede entender y mirar positivamente a tal afirmación, sin que alguna leve (como mínimo) sospecha se nos eleve?  A día de hoy, las universidades e institutos de formación profesional, juegan con márgenes de entre tres y cinco años para que la preparación técnico/profesional que imparten, se ajuste a la demanda del mercado laboral, presentando en este proceso amplios márgenes de mejora

¿Me dice usted que debo hacer tal o cual cosa ahora, para un futuro que usted ya me marca como incierto y desconocido, que sucederá entre doce o catorce años como mínimo?  No es posible extrañarse más, ¿no?.

Se me antoja (por el trasfondo), que la filosofía de esta afirmación se asemeja a la de la instrucción básica que se generalizó con la llegada de la primera revolución industrial, mezclada con un poquito de mercadotecnia actual, ya que es evidente el gran espacio de mercado que está ganando el sector tecnológico en el entorno educativo (el cual ciertamente era un terreno virgen hasta no hace tanto).

Además, como eslogan, es tremendo, cubre todos los frentes: primero, la presentación de un futuro incierto (e inseguro, por definición) de un mercado laboral inimaginable, puesto que aún es inexistente e imprevisible Padres acosados por una terrible y larga crisis económica y laboral (primera preocupación actual del padre hacia sí y su prole).  Cambios y ajustes a la necesaria formación tecnológica del mercado laboral, que junto con los idiomas (necesarios ahora hasta para barrer) hacen y van a seguir haciendo estragos entre el personal. Con lo cual, se genera el ánimo a aceptar, ver y consumir tecnología (o metodologías), sin ningún tipo de crítica o filtro, pues es la única solución que a todas estas cuestiones se nos ofrece.

La cuadratura del círculo, ¿verdad?

Concluyendo: en la mesura está la cordura. La tecnología es cada día más potente y versátil, todavía hay un horizonte positivo e ilimitado de ventajas que nos puede ofrecer, sería descabellado decir lo contrario. Pero pensemos antes de actuar o aceptar verdades absolutas, vengan de donde vengan, tengamos presente que el objetivo de la EDUCACIÓN, si, la que va en mayúsculas, es formar seres humanos sociales, sensibles, críticos y autónomos. Pongamos a los valores y normas como elementos humanizadores fundamentales, que lo del mercado laboral es otra historia que se debe contar (más y mejor) en otros foros, no en las escuelas de infantil o primaria.

Publicado en Educación, Neurociencia, Neuroeducación, Neuromatemáticas, Neuromaths, Uncategorized | Deja un comentario

Educación Física, Inteligencia y Rendimiento Escolar.

Desde hace unos años llevo informándome e investigando multitud de estudios, investigaciones y publicaciones  científicas (por lo tanto, basados en la evidencia, contrastados y aceptados por la comunidad científica) para elaborar actividades y propuestas didácticas que utilizando el juego, movimiento y ejercicio, promuevan una estimulación y mejora cognitiva, así como una mejora del rendimiento académico. (Al final incluyo lo más destacable de lo la bibliografía utilizada).

En líneas generales, hay de destacar tres líneas de intervención en las que se pueden clasificar las acciones encontradas en dicho material:

  1. Lúdico/manipulativa: se centran en el hecho de que la motivación intrínseca y la sensación de clases más lúdicas y llevaderas, que proporciona la manipulación de objetos directamente relacionados con los conceptos de estudio, redunda en una riqueza sensorial de información y mejora la comprensión inicial, favoreciendo así el aprendizaje y los procesos relacionados.
  1. Introducción de actividad física dentro del aula: aquí es donde más variaciones de investigaciones y acciones estudiadas dentro del aula existen, puesto que alguno de los trabajos, utilizaban el movimiento con elementos manipulativos relacionados con el tema tratado:

Por ejemplo, dentro de la dinámica normal de la clase, se hace un “break” y se desplaza todo el mundo de una manera en concreta (haciendo skipping, saltando, imitando a un animal…) y a la señal (el profesor dice un número en voz alta) todo el mundo coge una tarjeta con un número oculto, el “afortunado” deberá responder una pregunta sobre lo explicado anteriormente o el tema que se esté trabajando. A veces, esas fichas representan un dibujo relacionado directamente con el tema, otras relacionan las bolas de un ábaco con el ejercicio que se debe hacer …

Otros trabajos analizaban el uso de implementos deportivos estándar a discreción, unas veces uniendo los contenidos tratados con la actividad concreta a realizar:

Por ejemplo, realizar conteos a la vez que se bota un balón, los pares con la derecha y los impares con la izquierda, combinaciones similares para múltiplos, divisores, primos, saltar a la comba tantas veces como sílabas tenga la palabra dicha por el profesor…

Y finalmente, otras veces sin ninguna relación con el tema, simplemente buscando la activación lúdica y dinámica implícita en el juego y movimiento, a la vez que se elimina la tensión de la atención focalizada…

En esta metodología, es donde más variabilidad de estrategias de estudio y resultados he localizado, puesto que la diversidad de acciones y diseño de las actividades es tan heterogéneo, que los resultados lo son también.

  1. Llevando el contenido del aula directamente a la actividad física: Aquí, los resultados de los estudios son más contundentes y homogéneos, puesto que este tipo de acciones han de ser planificadas con más atención y detalle, para que su ejecución sea razonablemente “escolar”, para que los objetivos de aprendizaje, no se diluyan en el juego. Debido a la mayor planificación y diseño previo de las acciones, los márgenes de variabilidad y dispersión de resultados se reducen, mostrando una eficacia sin discusión.

El denominador común observado en las tres variantes, es la mejora de la Motivación y del comportamiento, lo que agiliza las clases y posibilita mayor enriquecimiento de las actividades y estímulos, así como la Mejora de la convivencia. (A niveles de número de interrupciones en clase, cohesión grupal y de disminución del número de conflictos).  La inclusión de sesiones adicionales de actividad física/deporte/Educación Física, Siempre  se ha mostrado precursora de mayores niveles de atención, concentración y autoestima, mejora del comportamiento/socialización, mejor estado de salud y la consiguiente disminución de clases perdidas por enfermedad.

Centrándonos más en las líneas de intervención 2 y 3, las más implicadas con la actividad física, hay que decir que algunas veces los investigadores no son capaces de establecer la relación directa entre el tipo específico de las actividades físicas realizadas con el tipo de inteligencia promovida por ese ejercicio. Esto  proporciona muy distintas valoraciones, que van desde tener una escasa efectividad objetiva a nivel de rendimiento, a mejorar los resultados en muy diferentes niveles, pero el hecho de desviar horas de trabajo “normal” a actividades de este tipo, nunca se evidenciaron resultados negativos, nunca. Ya sea por acciones específicas concretas y coordinadas o por una convergencia de los elementos potenciados que aquí se citan (motivación, introducción del juego y colaboración, activación motriz…)

Para concluir, lo que deja patente el estudio de toda esta bibliografía, es que las mejoras conseguidas (tanto en rendimiento, como en los casos en que se controló el IQ, son más acentuadas, cuanto más específicos son los objetivos y el programa de actividades diseñado. A lo que hay que sumar el innegable beneficio directo e indirecto a la salud  al aumentar el tiempo neto del alumnado dedicado a realizar actividad física.

BIBLIOGRAFÍA:

Angevaren, M., Vanhees, L., Wendel-Vos, W. et al, (2007) Intensity, but not duration, of physical activities is related to cognitive functionEur J.Cardiovasc Prev Rehabil. 14:825–830.

Atkinson, S., Macnaughton, J. & Scott, K.(2010). Dancing the curriculum: A research report on the dance and learning inspired (DALI Project).  Durham, UK: Durham University, Centre for Medical Humanities.

Boggan, M., Harper, S. & Whitmire, A. (2010). “Using manipulatives to teach elementary Mathematics.” Journal of Instructional Pedagogies.

 Carlson, SA., Fulton, JE., Lee, SM., et al. Physical education and academic achievement in elementary school: data from the Early Childhood Longitudinal Study.  American Journal of Public Health 2008;98(4):721–727.

Centers for Disease Control and Prevention (2010) The association between school based physical activity, including physical education, and academic performance. Atlanta, GA: U.S. Department of Health and Human Services.

Chodzko-Zajko, W.J., Moore, K.A. (1994) Physical fitness and cognitive functioning in agingExerc .Sport Sci. Rev. 22:195–220.

Davis, K. (2005). Learning to move, moving to learn: A guide to gross motor activities for children of varying abilities. Indiana University, IN: Institute for the Study of Developmental Disabilities.

Drago, J.M. (2005). The relationship between emotional intelligence and academic achievement in non traditional college students. Dissertation Abstracts International: Section B: The Sciences and Engineering. Vol. 65(9-B) 2005, 4811.

Fedewa, A.L., Ahn, S. (2011) The effects of physical activity and physical fitness on children’s achievement and cognitive outcomesRes Q Exerc Sport. 82:521–535.

Gil, P., Contreras, R., Díaz. A. y Lera, A. (2004). La educación física en la contribución al proceso formativo de la educación infantil. Revista de educación, 339, 401-433.

Gordon, B.A., Rykhlevskaia, E.I., Brumback, C.R. et al,( 2008)  Neuroanatomical correlates of aging, cardiopulmonary fitness level, and education. Psychophysiology. 45:825–838.

Griffin, É. W., Mullally, S. C. F., Warmington, S. A., O’Mara, S. M., & Kelly, A. M.(2011). Aerobic

exercise improves hippocampal function and increases BDNF in the serum of young adult males. Physiology & Behavior, 104(5), 934-941.

Herman, Wendi; Morton, Darren; and Grant, Ross (2014) “Acceptability of a School-Based Incentivised Physical Activity Intervention: The B-Active Program.” TEACH Journal of Christian Education: Vol. 8: Iss. 2, Article 9.

Linda, M., & Paul, S. (2008). “Exploring the use of Mathematics manipulative materials: Is it what we think it is? “ EDU-COM International Conference. Edith Cowan University.

Morgan, P., & Bourke, S. (2004). “I know it’s important but I’d rather teach something else!”: An investigation into generalist teachers’ perceptions of physical education in the primary school curriculum. University of Newcastle, Australia.

Nalder, Melissa and Northcote, Maria T. (2015) “The Impact of Integrated Movement-Based Activities on Primary School Aged Students in the Classroom,” TEACH COLLECTION of Christian Education: Vol. 1: Iss. 1, Article 1

Pellicer, Irene. (2015) “La revolución de la Educación Física desde la Naurociencia” Barcelona: Inde.

Tuckman BW, Hinkle JS. (1986) An experimental study of the physical and psychological effects of aerobic exercise on schoolchildren. Health Psychology 1986;5(3):197–207.

Van, M. (2012). Movement in learning: Revitalizing the classroom. Brattleboro, VT:SIT Graduate Institute.

Vazou, Spyridoula., Gavrilou, P., Mamalaki, E., Papanastasiou, A. & Sioumala, N. (2012): “Does integrating physical activity in the elementary school classroom influence academic motivation?”International Journal of Sport and Exercise Psychology, 10:4, 251-263

Voss MW, Nagamatsu LS, Liu-Ambrose T, Kramer AF. (2011) Exercise, brain, and cognition across the life span. Journal of Applied Physiology. 111(5):1505-1513.

Wilkins JLM, Graham G, Parker S, Westfall S, Fraser RG, Tembo M. (2003) “Time in the arts and physical education and school achievement”. Journal of Curriculum Studies;35

 

Publicado en Educación, Educación Física, Education, Neurididáctica, Neurociencia, Neuroeducación, Neuroeducation, Neuromatemáticas, Neuromaths, Neuroscience, Physical Education, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Autoestima

LA AUTOESTIMA

Existen infinidad de definiciones sobre el concepto de autoestima; autoconcepto, autoimagen, amor propio, orgullo… hay incluso quien la define como un tipo de energía, de “poder”. Todas con ciertas variaciones más o menos amplias o con percepciones ligeramente distintas de un mismo concepto, que en resumen, se refieren a  la percepción que tenemos de nosotros mismos, de nuestra valía y capacidad de hacer cosas, enfrentarnos a situaciones y superarlas.

Autoestima1

 

Cuando todo este constructo de conceptos subjetivos tiene un buen nivel de desarrollo y sincronía con la realidad, suele redundar en  personas equilibradas, felices y relativamente competentes y constructivas. La autoestima se va desarrollando a lo largo de toda nuestra vida a través de las experiencias que pasamos, los retos o dificultades a las que nos sobreponemos, los triunfos y también de los fracasos.

Sí, también de los fracasos, de los grandes y de los cotidianos y habituales (errorcillos del día a día). No con poco asombro, alguna vez me he topado con padres que evitan realizar correcciones sobre cosas tan básicas como, por ejemplo el habla de sus hijos, “por no frustrarlo y generar rechazo al aprendizaje” (Toma ya).

¿Qué cosa más natural puede haber que un pequeño infante equivoque la dicción de alguna palabra, que por su normal inmadurez, la exprese erróneamente o la utilice equivocando su sentido o utilidad? ¿Y qué cosa puede haber más natural que un padre/madre que con cariño, tacto y comprensión, corrija el error, le de de soporte y le ayude a crecer y mejorar? Quizás, este es un ejemplo simplón (pero real) de sobreprotección y desinformación al educando.

Si nadie le muestra al niño o joven en desarrollo que el camino que ha elegido es el equivocado y porqué, ¿cómo va a aprender?, cuando el resultado acabe en error, ¿quién será el culpable?, ¿La suerte?, ¿Soy idiota?, ¿Quién me acompañó en este fracaso? Todo esto vale para muchas cuestiones distintas; desde la asunción de límites, el ejercicio de valores sociales, cívicos y humanos, hasta lo más básico que se nos pueda ocurrir. tan necesario es decirles que algo está bien hecho, que una actitud es adecuada, para ir mostrándoles el camino y lo que se espera de ellos, como el indicarles la necesidad de corrección inmediata, e incluso la asunción de las desagradables consecuencias de persistir en el error. Si no les orientamos en ambas direcciones, ¿Entonces quien?

Para que una autoestima positiva y eficaz les lleve por el sendero de la felicidad y de una existencia productiva, tiene que ser realista, razonada y acumulativa, para, por ejemplo,  no caer en complejos de superioridad o inferioridad (que son distorsiones conflictivas de la realidad personal) con todos sus problemas asociados…

Realista y razonada: hay que fomentar (acompañando y proponiendo) el diálogo interno antes y después; ¿Es realista este objetivo que te propones?, ¿qué tienes que hacer antes de empezar?, ¿Cómo te organizas para conseguirlo? Todo esto parece una perogrullada, pero una mala reflexión previa ante una situación que afrontar, normalmente conduce al fracaso, al coscorrón. Con lo que si no establecemos el hábito de diseñar un “plan de ataque”, lo habitual será encadenar fracasos, con la consiguiente deformación del autoconcepto e imagen personal y la percepción de una competencia propia irreal…

Normalmente un fracaso bien analizado, razonado a posteriori (si puede ser con alguien cabal al lado, muchísimo mejor), suele ser el mejor maestro, pues nos está enseñando lo que no debemos volver a repetir… habitualmente, tras un éxito, también solemos perder muchas oportunidades de aprendizaje, todo ha salido bien, soy un campeón y a otra cosa, mariposa. Pues bien, nos estamos dejando la mitad del pastel sin saborear, el preguntarse después del éxito lo que nos llevó a el, es la mitad de la experiencia: ¿Lo conseguiste porque era muy fácil o porque el plan de acción fue bien elaborado? ¿Cuántas cosas has necesitado aprender o superar para conseguirlo? ¿Realmente, cuánto esfuerzo costó?…

Sumativo: Todas las experiencias vividas se van acumulando en nuestra “mochila”; todo el mundo acumula errores y aciertos, victorias y derrotas, éxitos y fracasos, lo importante es cargar la “mochila” con análisis realistas y razonados de lo que hemos ido haciendo, para no repetir errores y hallar mecánicas, actitudes, estrategias que funcionan, para sabernos capaces de grandes esfuerzos que conducen a logros, teniendo mecanismos de acción que se adapten a la realidad del momento.

Solo de esta manera, tendremos una imagen real de nuestras fortalezas, debilidades y aspectos que podemos mejorar si no estamos a gusto con ellos, con lo cual reduciremos al mínimo la relevancia que el azar o la suerte tiene en nuestro destino.

Está claro, que el mejor plan no sobrevive al primer minuto de ejecución sin necesitar retoques y adaptaciones, pero no son pocas las veces que echamos la culpa a la suerte, cuando lo que nos lleva al fracaso, son los cabos sueltos de nuestro proceso.

Autoestima2

Para formar a niños/jóvenes con una autoestima sana y equilibrio personal, debemos fomentar::

  • Pensamientos positivos y optimistas.
  • Tolerancia positiva ante la frustración, el error es parte consustancial de la vida.
  • Realizar actividades por iniciativa propia y con un nivel de independencia acorde a su edad y la naturaleza de las actividades.
  • Socialización positiva, de manera que sea capaz de hacer amigos con facilidad.
  • Asunción de sus éxitos son fruto de su esfuerzo (aunque haya tenido que pedir ayuda, reconocer la necesidad de ayuda es otro ejemplo de fortaleza).
  • Entender que cuando se equivoca, hay que localizar el error y buscar soluciones.

¿Cómo podemos hacerlo?

  • Permitirles ser autónomos, siempre dentro de sus posibilidades.
  • Darles responsabilidades acordes a su edad.
  • Premiarles verbalmente.
  • Cometer errores es normal.
  • Enseñarles que no siempre se gana, a veces el problema no tiene solución y hay que aprender a aceptarlo y superarlo.
  • Jugar con el niño.
  • Aprender a escucharle.
  • Fomentar la diversidad de amigos.

El proceso de formación de la autoestima se inicia en nuestras edades más tempranas, desde que de pequeños se nos ofrecen sonajeros, tarjetas de colores, juguetes, construcciones… vamos interiorizando una serie de creencias acerca de lo que se espera de nosotros, que vamos asumiendo, y al llegar a la edad adulta, con distintos retos al frente,  tendemos a reafirmar y consolidar.

De ahí la importancia de asumir el acierto y el error como elementos normales y positivos en la realidad, de presentarles retos a su alcance, valorar su esfuerzo, establecer tiempos de reflexión antes, durante y después de los conflictos que puedan surgir en las dificultades cotidianas… de ésta manera, promovemos un conocimiento paulatino de las causas y consecuencias de sus acciones, que al dotarles de mayor autoconocimiento, ganarán en autocontrol y se sentirán más competentes y capaces , porque en el fondo, lo serán.

 

Autoestima3

Publicado en Autoestima, Educación, Neurociencia, Neuroeducación | Deja un comentario

Sesión de Neuromates

Hoy os propongo una sesión sencilla para primer curso de primaria, en las que integramos contenidos de matemáticas dentro de una sesión en las que trabajamos las nociones topológicas básicas:

Conteo de números del 1 al 10 y NTB.

Como podéis comprobar, se pueden añadir multitud de variantes que enriquecerían la propuesta inicial.

Espero que os guste.

Publicado en Educación, Neurociencia, Neuroeducación, Neuroeducation, Neuromatemáticas, Neuromaths | Deja un comentario